Masaje Deportivo

La terapia de masaje deportivo está dirigida a atletas de todo tipo, desde profesionales de primer nivel hasta corredores de fin de semana. Los detalles de la técnica de este tipo de masajes son específicos del deporte elegido por el atleta. Se enfoca en las áreas del cuerpo que están sobreutilizadas y estresadas por movimientos repetitivos y a menudo agresivos. Los aspectos de este masaje están ganando popularidad como componentes útiles en un régimen de entrenamiento equilibrado, el cual se puede utilizar como un medio para mejorar la preparación previa al evento y reducir el tiempo de recuperación para un rendimiento máximo durante el entrenamiento o después de un evento.

Los atletas han descubierto que este masaje especialmente diseñado promueve la flexibilidad, reduce la fatiga, mejora la resistencia, ayuda a prevenir lesiones y prepara su cuerpo y mente para un rendimiento óptimo. Uno de los beneficios clave de la terapia de estos masajes en comparación con otras modalidades es su capacidad para atacar las uniones músculo-tendón. Un estudio de 2010 en el diario de Strength and Conditioning Research encontró que incluso un masaje deportivo de 30 segundos mejoró el rango de movimiento de la cadera-flexor. Otro estudio realizado por Margaret Jones, Ph.D. del Colegio Americano de Medicina del Deporte, demostró una tendencia notable hacia la disminución del dolor muscular en los atletas que recibieron masajes antes o después del ejercicio.

Por otro lado, es importante entender los diferentes tipos de masajes. Hay muchos estilos diferentes de masajes, y es necesario comprender los matices para que sepa exactamente cuál te puede beneficiar. Algunos masajes pueden parecer exóticos, pero hacen poco para mejorar el rendimiento de carrera. Por ejemplo, el masaje sueco es «solo humectante de la piel en el mejor de los casos» y un masaje con piedras calientes es «calmante pero no hace nada en términos de liberar músculo tenso», explica Leslie Goldblatt Denunzio, maratonista y masajista de Brooklyn.

Entonces, ¿qué deberían reservar los deportistas? Anna Gammal, una masajista que trabaja con corredores de élite en el Maratón de Boston cada año y también masajista de atletas en las Olimpiadas de 2004 y 2012, recomienda un masaje deportivo (es decir, un tratamiento terapéutico específico para las necesidades físicas y biomecánicas únicas de los atletas) o un masaje de liberación miofascial (es decir, la aplicación de presión suave y sostenida sobre las restricciones de los tejidos blandos). Ambos apuntan específicamente a la liberación muscular y ayudarán a mejorar la flexibilidad, reducir el dolor y aumentar el rango de movimiento. Denunzio también dice que los deportistas pueden programar un masaje centrado en la recuperación dentro de varias horas hasta 48 horas después de un evento, aunque ella recomienda que los novatos esperen de tres a cuatro días, ya que pueden estar muy doloridos durante los primeros días. Para cualquier persona que participe en una actividad física regular, la terapia de dicho masaje cada semana o cada dos puede ser una gran adición a su régimen normal. Lo mejor es hablar con uno de nuestros masajistas profesionales para encontrar un plan que funcione mejor con su cronograma, nivel de actividad y presupuesto.