Masaje postural mientras trabajas en casa

Existen muchos tipos de masajes, recorre los campos de la salud y el deporte, las terapias específicas del destino y mejora el ejercicio físico. Actualmente, la terapia de masaje es sinónimo de salud y bienestar. El masaje es una forma de manipular los músculos superficiales y profundos del cuerpo a través de diversas técnicas para mejorar su función, ayudar al proceso de curación, reducir la actividad muscular e inhibir la estimulación para estimular las actividades deportivas y recreativas.

Muchas de las enfermedades que sufrimos en nuestro cuerpo todos los días están relacionadas con los malos hábitos posturales que hemos acumulado gradualmente. En resumen, el hábito es el sufrimiento de nuestra actitud.

El masaje postural reduce el dolor en la columna lumbar, la espalda y el cuello uterino, y ayuda a corregir la postura. También es importante cambiar los hábitos y mejorar la posición todos los días. Por esta razón, es necesario ejercitar nuestros cuerpos tanto como sea posible.

Muchas personas tienen que pensar que trabajar desde casa es mucho menos estresante que trabajar en una oficina común. Aunque puede darse el lujo de usar pijamas mientras trabaja desde casa, esto no significa necesariamente que su día sea más feliz que el del empleado de oficina. El estrés es una parte natural de nuestra vida diaria, especialmente en el trabajo. De hecho, debido a que la línea entre el trabajo y la familia es borrosa, trabajar desde casa aumentará la presión laboral.

Se recomiendan estos 5 masajes de postura

Sentarse en la publicación neutral no solo requiere que comprenda la postura de yoga para corregir el dolor, sino también la importancia de sentarse en la postura correcta.  Al sentarse, asegúrese de que sus pies estén firmemente en el piso, del mismo ancho que sus caderas y sin cruzar. Lleva el ombligo a la columna y levanta el esternón. De esta manera, puede sentarse con una columna neutral, que es la mejor postura para prevenir el dolor de espalda.

  1. Postura del gato

Camine a cuatro patas con los hombros sobre las muñecas y los propietarios sobre las rodillas. Respira, mira hacia arriba y dobla la columna vertebral. Exhalando, redondea la columna vertebral y lleva el frente a la pelvis. Repite de cinco a diez veces.

  1. Piernas a noventa grados y abdominales

Párate y asegúrate de que toda la espalda y los omóplatos toquen el piso. Levante las piernas a noventa grados sin levantar la espalda del piso. Relaja la cara y los hombros y respira. Si se siente fuerte, baje las piernas al piso, pero solo hasta el punto en que pueda mantener toda la espalda en el piso. Quizás solo puedas bajarlos dos pulgadas. Levante y baje las piernas diez veces o sostenga las piernas a noventa grados durante diez a veinte respiraciones.

  1. Postura del diamante

Siéntese en el piso y junte las plantas de los pies con los talones a treinta o seis pulgadas de su cuerpo. Doble el tronco hacia adelante e intente alcanzar los talones o el arco con la frente. Respira en esta posición y estiramiento de la columna lumbar durante ocho o veinte respiraciones.

  1. Medio tobillo a rodilla

Apoye el tobillo derecho sobre la parte inferior del cuádriceps izquierdo justo por encima de la rodilla. Dobla tu pie derecho. Presione el interior de su muslo derecho o rodilla derecha con su mano derecha. Si lo desea, puede hacer flexión frontal con el tronco. Estén atentos y repitan en el otro lado.

  1. Elevaciones

Siéntate en el borde de la silla. Coloque sus manos en el asiento al lado de sus caderas o en los reposa brazos. Inhale y levante el trasero, empuje hacia abajo con las manos, relaje los músculos y la tensión en la espalda baja. Permanezca así durante varias respiraciones mientras se sienta bien y repita esto con frecuencia.

Contacta con nosotros para informarte de los próximos servicios de nuestro centro de estética en Manresa Nibbanna Benestar